App nativa, un must para tu empresa de cara al 2016

Desde hace unos años, la implementación de los smartphones en nuestras vidas se instauró de forma rápida. De hecho junto a los terminales aterrizaron silenciosamente ciertas herramientas llamadas “app”.

A la larga, todo tipo de generaciones han ido recurriendo cada vez más al uso y disfrute de ellas. Aunque también es cierto que las web responsive ganaron mucho terreno sobre todo para aquellas franjas generacionales en las que la costumbre de ir al navegador es más propensa.

Aunque los millennials, cada vez usan más como principal herramienta en su día a día el teléfono móvil, junto a todo aquello que les ofrece para solventar sus problemas cotidianos. Es normal que el uso de este para cualquier cosa sea normal y cada vez más usan aplicaciones para ello.

Las empresas lo saben y es por ello que cada vez más se centran en diseños web más amigables como el mencionado anteriormente (responsive) y tener su propia app.

Muchas empresas se preguntan, ¿realmente merece la pena tener mi propia app? Averigüemos por qué sí merece la pena:

  1. En Google mejora tu posicionamiento en todos los niveles

Aparte del posicionamiento ASO, en muchas ocasiones el buscador de Mountain View es capaz de asociar tu búsqueda a una aplicación directamente cuando esta la haces desde un terminal. Es por ello que el tener un buen posicionamiento abarcando todos los aspectos posibles es más que recomendable.

  1. Experiencia del usuario controlada de manera notoria

Una de las características propias de las apps, es el poder diseñarla de la manera más adecuada para la experiencia que quieres ofrecer, obteniendo una relación afianzada gracias a esta.

Puedes ofrecer una interfaz más concreta para tal ocasión, aparte de que la obtención de datos es más fluida. Estos son utilísimos, ya que nos dicen todo de ellos junto al gran valor que tienen. Gracias a ellos puedes beneficiarte para hacer desde campañas más concretas a movimientos de marketing más segmentados.

  1. Mejora la conversación con tu cliente

El contacto es directo en todo momento, con lo que la conversación se vuelve directa y mucho más fluida con tus clientes. Esto te ayudará a diferenciarte de la competencia.

  1. Facilita al consumidor más posibilidades

Con la app, aumentas tu valor de producto/servicio ofreciendo de una manera más fácil e intuitiva el acceso a ti. Un rasgo importante teniendo en cuenta el uso constante de internet en este tipo de aparatos.

  1. Optimiza recursos y aumenta tu valor

Una de las mayores conclusiones cuando lanzas una app es el poder ofrecer diferenciarte de tu versión web. Para empezar, realiza un estudio de los usuarios que acceden a tu web y mediante ello procura definir bien las oportunidades y necesidades de tu mercado. Lanzar algo innecesario o sin utilidad no sirve de nada.

  1. Más engagement

En ocasiones, las webs son algo básicas en cuanto qué se ofrece por el móvil y lo que se puede llegar a interactuar con ellas. Con una app puedes hacer que sea más fluida y que incluso haya feedback entre ambos lados, llegando a crear engagement ya que las apps son mucho más rápidas y sobre todo están más instauradas como algo más cotidiano para acceder a los servicios.

  1. Valor para el consumidor

Dependiendo de a qué te dediques, puede ser una buena opción si la comunicación con los clientes es constante, o algo poco aconsejable si se accede de manera esporádica o puntualmente en ciertas ocasiones. Saber si merece la pena crearla o mejorar tu web mediante sistemas responsive ayudará a aumentar tu valor como marca.

Después de estos siete consejos que os dejamos desde Interneate, esperamos poderos ayudar a decidir si merece o no la pena.

Recuerda que en caso de no tenerlo aún claro, puedes consultarnos todas tus dudas sin problema alguno.

¡Estaremos encantados de poder asesorarte!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce + tres =