diseño web responsive

Diseño web responsive, surge el auge de su implementación

Hubo un momento hace muchos años que como en otras muchas novedades hubieron unos primeros adoptantes que vieron el diseño web responsive o adaptativo una ventaja competitiva.

Es por ello que entonces la abrazaron.

Con los años, el tiempo les ha dado la razón. Y más hoy en día que la sociedad ha avanzado hasta tal punto de que es multiplataforma.

Siendo así el uso de tener una web con responsive o adaptada algo más que primordial si no quieres dejar de tener usuarios que abandonen tu web por la dificultad de navegar en ella.

Y es que hasta hace bien poco hubo el fenómeno de que en cuanto aparecieron los smartphones y las tablets de que era un must el tener una app.

Pero eso hoy en día incluso es cuestionable para muchos y objeto de debate.

En la actualidad, el teléfono móvil se ha convertido en algo más que un teléfono y ha pasado a ser nuestro pequeño “ordenador” en el que poder hacer miles de cosas, desde comprar unas entradas a poder ver el vídeo ese tan divertido que nos ha comentado un amigo o pasado un enlace.

Por esas mismas razones, las webs han de verse en las mismas condiciones y calidad en cualquier tipo de dispositivo, ya sea un pc de sobremesa, una tablet o un smartphone.

En resumen, el diseño web responsive es a día de hoy parte imprescindible dentro de cualquier estrategia de marketing online para las empresas.

Muchos son ya quienes han optado por esta vía y se han adaptado.

Solamente hace falta tener un poco de tiempo y más de un tipo de dispositivo para poder comprobar como una marca tiene o no su web adaptada.

Aunque no todas se han “actualizado” o seguido esta tendencia y es por ello que es mejor ponerse las pilas ipso facto.

¿Son lo mismo responsive que adaptativo?

A simple vista puede parecerlo, pero existen diferencias.

Ambos sistemas ofrecen la particularidad de subsanar el problema de enfrentarse a diferentes medidas de pantallas.

Si a eso le sumamos la optimización de tiempos de carga, mejor que mejor, dado que este punto es muy importante para todos.

El usuario, de hecho, es quien más lo pide a gritos ya que cuando una página es lenta desiste y se marcha.

La mayor diferencia entre ambos radica en que el sistema responsive reestructura los elementos que contiene una web para su utilización teniendo la mayor accesibilidad posible.

De hecho otra de las particularidades es que los elementos se adaptan en cuestión de tamaño o ubicación según la mejor manera de posicionarse dependiendo del tamaño de pantalla que detecta.

En cambio, el adaptativo utiliza un sistema de tamaños preestablecidos. Es decir, como si de unas plantillas se tratara para poder ver cómo quedará y se mostrará el contenido en los diferentes tipos y tamaños de pantallas.

¿Y por qué usarlo?

Básicamente una de las cosas que han empujado a ello a muchísimas empresas pasa por Google.

En el mes de abril del pasado 2015 el gigante de Mountain View anunció que iba a tener en cuenta que para el posicionamiento el que las webs estuvieran adaptadas a móvil.

Sin duda alguna ambas opciones pueden llegar a ser buenas, al menos a vista previa.

Pero en realidad, si tuviéramos que definir algo en concreto, el adaptativo es como una vista previa de lo que tenía que venir, que ha sido el responsive.

Dada su facilidad para la adaptación y poder tener mejor accesibilidad en la navegación a través de cualquier dispositivo, su uso es mucho más extendido a la hora de crear y adaptar una web.

 

¿Ya has usado un diseño resposive en tu web?

¡Cuéntanos qué tal la experiencia y si has notado cambio con ello!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × cuatro =