Internet of things: qué ofrecer en beneficio de usuarios y empresas

Internet of things (o el Internet de las cosas) apenas hace ya un buen tiempo es más una realidad que una idea novedosa de futuro, de manera que desde entonces comparte con nosotros nuestras vidas integrándose a ella dando todo su potencial en nuestro día a día. Aunque también es cierto que se trata de un mercado joven y en auge de expansión.

Uno mismo puede llegar a casa o no, y tener feedback con su lavadora, frigorífico, reloj o incluso la red de luz de su casa de manera que nos ofrecen asesoramiento, recetas, noticia, seguimiento personalizado dedicado a nuestra salud e incluso entretenimiento.

Todo esto crea un mundo nuevo para el usuario, el internet de las cosas. Mediante nuestro comportamiento como usuario, este es un conjunto de información de contenido y rendimiento ofrecido. Aunque las marcas no pueden ofrecer lo mismo de siempre. El usuario no quiere tener lo que ofrecen otro tipo de dispositivos en otros más nuevos a nivel tecnológico, es decir, este busca y espera algo nuevo, novedoso, que realmente cree satisfacción y novedad ayudándole en su día a día cubriéndole unas necesidades de una manera más simple y sobretodo novedosa.

The Guardian, nos muestra en su artículo cómo deberían ser los puntos por los que las marcas sería conveniente que se decantaran y la estrategia de contenido a seguir. Por lo que lo suyo sería ofrecer contenido adecuado en el momento oportuno para ello.

La experiencia, un punto a favor

La retroalimentación que origina este tipo de dispositivos, nos brinda la oportunidad de poder monitorizar y observar algo más que saber qué ofrecer en los dispositivos sino algo importante, los hábitos de uso y lugar donde se encuentra en ese momento.  Por lo tanto, se ofrece a la vista dos cosas a tener en cuenta, ¿qué contenido ofrecer y cómo influirá durante lo que necesita el usuario en ese momento?

Con tal cuestión una cosa es clara la que viene a la cabeza. Y no es otra cosa que antes de nada hay que indagar y observar el comportamiento del usuario mediante la experiencia de este, es decir, ver qué utiliza y demanda en cuestión de retroalimentación con los dispositivos. Ya que una vez tenida clara tal cuestión, se puede abrir de una manera más clara las consiguientes estrategias de contenido, interfaces de los terminales y la tecnología a desarrollar en bien de ambos.

Observando todo ello, se abre ante las marcas algo más, y es que en según qué aparatos el usuario no espera ver más de lo mismo, espacios publicitarios, con lo que podría crear descontento por ver algo que ya tiene en otros lados y no es lo que espera, por ejemplo, en su nevera.

Comprender cómo, cuándo y de qué manera la marca ofrece adecuadamente la oportunidad de poder llegar adecuadamente a este. Todo ello abre un nuevo punto de vista a la innovación, preguntándose qué necesidades latentes y subyacentes se pueden tener y cómo cubrirlas.

De la idea a la experiencia

En definitiva, se puede extraer que las ideas para el marketing no solamente hay que tener en cuenta las ideas sino que hay que acompañarlas de las experiencias de los usuarios, ya que lo más adecuado es saber encontrar un equilibrio entre lo que este quiere y lo que puede ofrecer la marca.

El internet of things ofrece un mundo abierto donde puede llegar a evolucionar con las personas de cualquier manera, incluso la más inverosímil. Qué mejor manera que para llegar a explotarlo bien es buscar la involucración de los creadores de contenido inteligente.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho + 2 =