Millennials, conocen pero no acaban de usar los wearables

Desde hace un tiempo llevan asentándose en nuestro día a día los wearables, facilitándonos-la un poco más la vida en aquello que se usan. De hecho, lo más normal sería que el conocimiento y uso de ellos fuera mucho más extenso e intenso en aquellas generaciones como los Millennials, que dejaron atrás aquello de nacer con un pan bajo el brazo para llevar una tablet.

Pero la realidad es otra bien diferente. Y es que la empresa Tuenti junto a Ipsos ha elaborado un informe sobre los wearables y la juventud, dando unos resultados sobre todo sorprendentes para lo que inicialmente a más de uno podría esperar.

Y es que los jóvenes españoles conocen los wearables pero no los utilizan, nos citan en su cabecero. Y es que cerca de un 62% afirma saber qué son, en contra del otro 38% que no lo saben. De entre todos los encuestados que los conocen, solamente un 29’5% (18’2% del total) afirman de paso tener uno, con lo que casi la mayoría (un 80% aproximadamente) no dispone de uno, dentro de esta misma cuestión.

En cuanto a la pregunta de si tienen uno, volviéndola a hacer en términos para todos, estos respondieron con un total de un 70’5% que no, mientras que un 29’5% dijo que sí.  De entre los que afirmaron tener uno, estos contestaron con un 60% a que tenían una Smartband o pulsera inteligente, un 48% dicen tener un Smartwatch y apenas sobre un 5% dicen tener unas Smartglasses. La finalidad de uso de estos dispositivos lo centran sobre todo en la monitorización de información de salud y deportiva con un total del 86’4%. Otros tipos de uso son minoritarios, ya que el uso para ver contenido multimedia o el uso de aplicaciones o contenidos con geolocalización rondan casi en un 20% de uso, mientras que el gaming o el uso con aplicaciones de realidad aumentada apenas llegan al 5%. Con lo que en segundo puesto destaca otros tipos de uso con cerca de un 30%.

Otra cuestión a tratar era sobre qué mejorarían de los wearables para aquellos que usan uno. Con un 52%, destacan que mejorarían aplicaciones y servicios dado que opinan que aún tienen margen de mejora ya que argumentan que aún pueden dar más de sí. Un 43% destaca la poca duración de la batería, mientras que un 29% resalta la poca independencia que tienen, dado que suelen estar enlazados a otros dispositivos como los Smartphones para poder hacer un uso pleno de sus cualidades, con lo que conlleva el tener que llevar encima ambos dispositivos para su uso.

Para finalizar, acaban con una pregunta sobre si su privacidad queda afectada al usar este tipo de dispositivos, dejando entreabierto el debate. Y es que las cifras obtenidas son de un 57% que opinan que al estar entrelazados no queda vulnerada la privacidad propia ya que comparten cuentas y datos, mientras que el otro 43% dice que puede darse el caso, ya que al tener tantos dispositivos y cuenta a la vez hace que uno pierda el control de todos aquellos permisos que aceptas en el momento de darle uso.

Con todo ello, como conclusión final propia, extraemos que como todo en la vida ser joven tampoco es fácil. Quizás gracias a este tipo de estudios se pueda abrir la oportunidad a poder observar un tipo de mercado más asequible, y por ende, más accesible también para todos aquellos jóvenes que quizás no acceden a ellos no por desconocimiento sino por falta de recursos dado el alto coste de adquisición para según qué edades. El transcurso y evolución de mercado puede dar pie a sistemas más low cost, con el objetivo de alcanzar mayor cuota de mercado y sobretodo cubrir las necesidades de los usuarios.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 − 1 =