Smartwatch, pieza clave en las estrategias de marketing en un futuro próximo

Smartwatch, ¿pieza clave en las estrategias de marketing en un futuro próximo?

En el mundo del Internet Of Things uno de los wearables que llegó pisando fuerte fueron los Smartwatch.

Todo el mundo tiene un amigo a la última en tecnología y que seguramente tiene ya uno.

De haberlos los hay de todo tipo. Te miden lo que caminas, añaden apps para usarlo con tu móvil e incluso hay uno que te mide tu actividad sexual y todo.

De hecho, según un estudio de Strategy Analitycs, en verano de 2014 creció el mercado global en un 457%.

Muchas son las compañías que este hecho no lo han dejado lo de lado, con lo que es normal que pongan sus ojos sobre ellos y se planteen cambiar parte de sus estrategias enfocándose en ellos también.

La carrera por posicionarse ahora antes de que esté demasiado poblado tal mundo puede ser una beneficiosa ventaja a largo plazo para ganar consumidores.

Aunque Business Insider va más allá. Indican que las ventas de estos dispositivos crecerán un 41% de forma anual durante los próximos cinco años.

Con lo que es normal que visto tal argumento muchas sean las compañías que se estén lanzando sobre ello llegando a crear campañas centradas en el Smartwatch buscando ganar posicionamiento dentro de este terreno virgen por descubrir.

Es más, si tienes uno puedes llegar a ver como usuario que grandes marcas como Zara o Vueling ya se han añadido a la iniciativa y forman parte de entre las aplicaciones que tienen tales aparatos.

Cosas a tener en cuenta

Cuando aparecen aparatos nuevos muchas son las expectativas que se generan, junto a todas las grandes ventajas que puede suponer el tener presencia en ello.

Pero no todo es bonito, y siempre surge algún inconveniente o característica que hay que tener en cuenta para aprovechar a llegar bien dentro de él.

Uno de los grandes hándicaps que tienen los Smartwatch son sus pantallas. No tienen en sí nada malo, son claras, bien visibles y con una visualización de ellas magnifica. Pero lo que le reduce mucho es su tamaño.

En sí malo tampoco es, pero si algo deja claro es que no da pie a que puedan explayarse mucho dado que no llega a caber todo lo que se quiere escribir en ellas.

Con lo que lo normal es que las compañías miren de centrar más sus mensajes, consiguiendo que estos sean más concisos para llegar de una manera adecuada si se quiere generar más impacto sobre los usuarios.

En cambio, una de las ventajas que tiene es su posicionamiento en el cuerpo. Se halla en la muñeca, con lo que lo normal es que el usuario no lo acabe abandonando.

Es decir, para el dueño de un Smartwatch le supone mucha más comodidad girar su muñeca y llegar a ver todo lo que necesita en ese momento que no meter la mano en un bolsillo o bolsa donde lleve su Smartphone para hacer lo mismo.

Con lo que es normal que se consiga que las aplicaciones que se instalan en ellos sean más usadas y sobre todo ayuden a fidelizar más al usuario.

Sin duda alguna, saber adaptarse a las características de cada novedad es muy importante, dado que nada es igual.

¿Qué opinas del futuro del Smartwatch?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 5 =